La Asociación : Comunicaciones APM
2 octubre 2007: Diario “Público”
 
 

Asociación Profesional de la Magistratura

En Bilbao, 2 de octubre de 2007

A la vista de lo comunicado por el diario "Público" en su edición del día 30 de septiembre del año en curso sobre el Excmo. Sr. D. Roberto García-Calvo y Montiel, Magistrado del Tribunal Constitucional, bajo los titulares "Las maniobras de un juez ultra en el Constitucional" y "La sombra del franquismo sigue en el Constitucional", la Asociación Profesional de la Magistratura considera su obligación señalar:

Siempre hemos defendido, y lo seguiremos haciendo con plena convicción y máxima energía, que quienes ostentan y ejercen un poder público necesariamente han de estar sometidos al control y expuestos a la crítica que en relación con el ejercicio de su función pueda provenir de los medios de comunicación como instrumentos trascendentales que son en orden a la formación, imprescindible en una sociedad democracia, de una opinión pública plural y libre.

Ahora bien, como también hemos repetido hasta la extenuación, una cosa es el control y la crítica que siempre y legítimamente pueden ejercer los medios de comunicación y otra bien distinta la narrativa descalificadora o deslegitimadora que, sobrepasando los más amplios límites a los que cabría someter la libertad de información, se destaca y califica por la indisimulada intención de desacreditar o denigrar la fama, consideración y honor de las personas.

Pues bien, lo comunicado por el diario "Público" sobre el Excmo. Sr. D. Roberto García-Calvo y Montiel constituye un claro ejemplo de pseudoinformación denigratoria, de periodismo amarillo y malintencionado del que se califica por sí mismo y que no sólo atenta contra la profesionalidad y buen nombre del Magistrado afectado sino que repercute muy negativamente sobre la imagen confiable de funcionamiento independiente y regular que corresponde a un órgano del Estado de la máxima trascendencia como el Tribunal Constitucional. 

Exigimos respeto para el Tribunal, pieza clave en la estructura institucional del Estado, y para todos y cada uno de sus Magistrados, de cuya honorabilidad, profesionalidad y altura jurídica e intelectual no tenemos mínima duda, y hacemos una llamada a la prudencia y a la responsabilidad convencidos como estamos de que el abuso en el ejercicio del derecho a la libertad de información constituye uno de sus mayores disolventes; de que se puede informar sin descalificar; de que la opinión pública de una sociedad democrática, libre y plural se forma sobre la base de una información veraz y una opinión serena y mínimamente argumentada, y de que la pseudoinformación y la opinión puramente narrativa y denigratoria amén de incompatibles con la ética y buena práctica periodística, tan solo pueden generar desconfianza y crispación.

Antonio García Martínez (Portavoz Nacional de la APM)

   

Registro SugerenciasMapa web Mapa web Contacto